miércoles, 23 de enero de 2013

Lo dicho, no es una crisis… es una estafa.


Si te das una vuelta por las manifestaciones que se convocan casi a diario en Madrid…sanidad, educación, desahucios, preferentes…suele oírse el eslogan “no es una crisis, es una estafa”. Me parece la frase más acertada que se pueda pronunciar en la situación en la que se encuentra España.

Para explicarlo podemos recurrir a un simple ejemplo. Durante los años de bonanza económica desenfrenada, supongamos que decidimos poner una empresa, una zapatería. Durante años hemos ingresado grandes cantidades de dinero dedicándonos a especular con la compra de zapatos a empresas de dudosa reputación para revenderlos a personas que seguramente no puedan pagarnos, pero con un altísimo interés por el negocio. De repente, una crisis internacional nos afecta y empiezo a tener dificultades para recuperar mis inversiones, pero en esos años también me he preocupado mucho de tener contenta a la partidocracia que gobierna el pueblo donde está situada mi zapatería, con ayudas a sus campañas, préstamos para sus obras megalíticas y demás agasajos y regalos que se puedan figurar. Pues bien, a pesar de que todos los beneficios durante estos años me los he llevado yo y no he contribuido en nada a la riqueza del país sino que me he dedicado a engordar mis cuentas en paraísos fiscales o Suiza, cuando tengo deudas aparece mi “amigo el Estado” para sacarme del apuro, socializar mis deudas, convertir la deuda privada en deuda pública y soberana, e irme tranquilamente a disfrutar de mi fortuna sin ninguna responsabilidad penal ni fiscal.

Este ejemplo parece muy burdo, pero ahora prueben a cambiar la zapatería por un banca o una constructora, y a los políticos de mi pueblo con el parlamento-PPSOE y la ecuación que les sale es la misma pero a gran escala.

Pero claro, España tiene que pagar deuda, intereses, la actividad económica se ha hundido, el poder recaudatorio del Estado ha caído en picado por el menor consumo… ¿de dónde sacamos el dinero para socorrer a “los amigos de la partidocracia”? pues muy sencillo, se crea una mentira aprovechando los medios de comunicación controlados, que España tiene una deuda pública brutal y que no queda más remedio que sacar el dinero de educación, sanidad, investigación, ayuda al desarrollo…del estado del bienestar vamos… pero la pregunta que tenemos que hacernos es la siguiente ¿cómo es posible que tengamos tanta deuda si ahora estamos devolviendo la deuda emitida en bonos hace ¡¡¡¡10 años!!!! cuando éramos un país muy solvente y teníamos los intereses más bajos de Europa… por tanto no estamos devolviendo la deuda pública de todos los españoles, sino la deuda privada a unos intereses enormes que hemos pedido a corto plazo en los últimos años para pagar los excesos de los amigos de nuestros políticos….llámese Bankia, Marina D'or o aeropuertos como el de Castellón o Ciudad Real…

Lo dicho, no es una crisis… es una estafa.

Esta entrada es una colaboración de:
Even Rosa Morales
Licenciado en Historia por la Universidad de La Laguna.
Y profesor de Instituto en paro por culpa de los recortes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario