miércoles, 23 de enero de 2013

Lo dicho, no es una crisis… es una estafa.


Si te das una vuelta por las manifestaciones que se convocan casi a diario en Madrid…sanidad, educación, desahucios, preferentes…suele oírse el eslogan “no es una crisis, es una estafa”. Me parece la frase más acertada que se pueda pronunciar en la situación en la que se encuentra España.

Para explicarlo podemos recurrir a un simple ejemplo. Durante los años de bonanza económica desenfrenada, supongamos que decidimos poner una empresa, una zapatería. Durante años hemos ingresado grandes cantidades de dinero dedicándonos a especular con la compra de zapatos a empresas de dudosa reputación para revenderlos a personas que seguramente no puedan pagarnos, pero con un altísimo interés por el negocio. De repente, una crisis internacional nos afecta y empiezo a tener dificultades para recuperar mis inversiones, pero en esos años también me he preocupado mucho de tener contenta a la partidocracia que gobierna el pueblo donde está situada mi zapatería, con ayudas a sus campañas, préstamos para sus obras megalíticas y demás agasajos y regalos que se puedan figurar. Pues bien, a pesar de que todos los beneficios durante estos años me los he llevado yo y no he contribuido en nada a la riqueza del país sino que me he dedicado a engordar mis cuentas en paraísos fiscales o Suiza, cuando tengo deudas aparece mi “amigo el Estado” para sacarme del apuro, socializar mis deudas, convertir la deuda privada en deuda pública y soberana, e irme tranquilamente a disfrutar de mi fortuna sin ninguna responsabilidad penal ni fiscal.

Este ejemplo parece muy burdo, pero ahora prueben a cambiar la zapatería por un banca o una constructora, y a los políticos de mi pueblo con el parlamento-PPSOE y la ecuación que les sale es la misma pero a gran escala.

Pero claro, España tiene que pagar deuda, intereses, la actividad económica se ha hundido, el poder recaudatorio del Estado ha caído en picado por el menor consumo… ¿de dónde sacamos el dinero para socorrer a “los amigos de la partidocracia”? pues muy sencillo, se crea una mentira aprovechando los medios de comunicación controlados, que España tiene una deuda pública brutal y que no queda más remedio que sacar el dinero de educación, sanidad, investigación, ayuda al desarrollo…del estado del bienestar vamos… pero la pregunta que tenemos que hacernos es la siguiente ¿cómo es posible que tengamos tanta deuda si ahora estamos devolviendo la deuda emitida en bonos hace ¡¡¡¡10 años!!!! cuando éramos un país muy solvente y teníamos los intereses más bajos de Europa… por tanto no estamos devolviendo la deuda pública de todos los españoles, sino la deuda privada a unos intereses enormes que hemos pedido a corto plazo en los últimos años para pagar los excesos de los amigos de nuestros políticos….llámese Bankia, Marina D'or o aeropuertos como el de Castellón o Ciudad Real…

Lo dicho, no es una crisis… es una estafa.

Esta entrada es una colaboración de:
Even Rosa Morales
Licenciado en Historia por la Universidad de La Laguna.
Y profesor de Instituto en paro por culpa de los recortes.

domingo, 20 de enero de 2013

Una sociedad nunca debe legislar a golpe de suceso.



Muchas son las campañas electorales en las que los partidos políticos eligen un suceso que haya conmocionado a la opinión pública y deciden usarlo proponiendo una serie de nuevas medidas o reformas legales para atajarlo. Casos como el de Marta del Castillo u otros similares son rápidamente enarbolados por los partidos políticos para ganarse el favor de la sociedad proponiendo un endurecimiento de las penas.

Pero debemos hacernos una pregunta ¿es bueno legislar a golpe de suceso? Hay determinado tipo de delitos que no es bueno legislarlos a golpe de suceso, cuando eso ocurre lo que la sociedad demanda contra esos delitos aberrantes es un golpe de timón, como por ejemplo las nuevas medidas que ha propuesto el Ministro de Justicia: la cadena perpetua revisable (ni siquiera instaurada durante las dos ultimas dictaduras españolas del siglo pasado) o la custodia de seguridad. Medidas que como ha apuntado el CGPJ y muchos juristas de reconocido prestigio o profesores de universidad, violan el principio fundamental de la pena según la Constitución, la prisión como método de reinserción en la sociedad.

En clase de derecho penal me dijeron una vez y comparto totalmente la opinión: “las reformas del Código Penal deben hacerse sin presión social y con la cabeza fría para evitar cometer atropellos jurídicos”.

Es completamente cierto, una gran parte de los juristas penalistas esta en contra de la pena privativa de libertad (si parece increíble pero es completamente cierto). La pena privativa de libertad debe ser siempre el ultimo recurso de cualquier sociedad democrática (ya no hablamos de la pena de muerte). Por eso cuando se legisla sobre estos temas debe hacerse con un debate amplio y largo para que las leyes sean “justas”.

Podemos querer que un terrorista o un pederasta pase el resto de su vida en la cárcel pero en ese caso la sociedad se pervierte. El derecho penal no esta para vengarse de la persona que ha cometido un delito, sino para restaurar el daño y tratar de que el delincuente sea consciente de sus actos y pague por ellos. Puedo entender el dolor de las familias, el horror de la sociedad, pero si una sociedad se venga indiscriminadamente pierde su esencia de Justicia.

El fiel de la balanza debe de estar en el centro nunca desviado. Si metemos a una persona en prisión de por vida, o si una vez cumplida su condena la seguimos reteniendo nunca podremos conseguir que ese fiel de la balanza este en el centro y de a cada uno lo suyo.

miércoles, 9 de enero de 2013

“Algo se está moviendo en las entrañas de la sociedad española”


“Algo se está moviendo en las entrañas de la sociedad española”

Eso decía el ministro Montoro hace unos días y debe de ser cierto porque las autoridades y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado empiezan a estar “acojonadas”.

El Gobierno legisla a golpe de decretazo con total impunidad. Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado detienen a manifestantes y les acusan falsamente de delitos no cometidos. Se multa a la gente por transitar por la calle cuando hay una manifestación “no autorizada”. Se detiene a un chico el 14-N, Alfon, acusado presuntamente de portar los materiales necesarios para la fabricación de una bomba. Fue enviado a prisión preventiva en Soto del Real en régimen FIES (reservado para miembros de terrorismo islámico o pertenecientes a bandas terroristas). Una jueza de instrucción de Madrid quiere que los detenidos del 25-S sean juzgados por un delito contra las Altas Instituciones del Estado por rodear el congreso (el cual pertenece al pueblo cosa que creo que no tienen claras los poderes del Estado), @Almu_en_lucha ha sido citada a declarar en la Audiencia Nacional por publicar tuits que incitan supuestamente a la violencia...(falacia donde las haya) y así muchos otros casos.

Mientras la sociedad ve como los banqueros, los políticos corruptos o los cachorros del PP que cometen delitos en otros países quedan impunes, son indultados, o se les deja en libertad porque cuentan con un trabajo de consejero en el Ayuntamiento de Madrid....

La sociedad española se esta hartando de la doble vara de medir, se esta cansando de que la crisis la paguen los pobres, de que se criminalice la defensa de las libertades.

Pero lo que realmente temen los poderes y Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es que el pueblo deje de luchar pacíficamente y comience a luchar violentamente contra la opresión que esta ejerciendo una DICTADURA del la Derecha mas rancia. Una Derecha heredera de los pensamientos y tesis franquistas que poco le importa el bienestar social del pueblo, sino el bienestar de sus bolsillos y los de sus amigos.

¿Es pues licito el derecho de REBELIÓN  La historia del constitucionalismo dice que si, como apuntan la: Declaración de Derechos del Buen Pueblo de Virginia y la Declaración de Independencia (1776) cuando los gobernantes no cumplen el pacto de proteger a la sociedad.

Eso es lo que le da miedo a nuestros gobernantes. El Estado tiene en exclusiva el monopolio de la violencia porque el pueblo así lo quiere y lo decide, pero cuando los Gobernantes no cumplen su mandato mas básico y esencial, que no es otro que el bien de la comunidad, esta puede quitarle ese monopolio con el fin de preservar el interés general.

Ante la impotencia que sufren los ciudadanos por los numerosos recortes económicos, los recortes sociales, los recortes de los propios derechos fundamentales y la conversión de nuestro Democrático y de Derecho en un Estado Dictatorial por parte del PP y la impotencia del pueblo cuando intenta luchar contra dichos recortes no seria de extrañar que mas tarde o mas temprano algo explote dentro de las entrañas de la sociedad española.